PIDE TU CITA
Blog

¿En qué consiste la condroplastia tiroidea o reducción de la nuez de Adán?

Nuez de Adan - Javier Collado

La condroplastia tiroidea o reducción de la nuez de Adán es una de las cirugías más habituales en los procesos de reasignación de género. La nuez de Adán, también llamada manzana de Adán, es una prominencia situada en el borde anterior del cartílago tiroideo y cuya función principal consiste en proteger tanto las paredes como la parte frontal de la laringe y las cuerdas vocales que se localizan detrás. A esta nuez de Adán se le considera un carácter sexual secundario característico del sexo masculino. Otra de sus funciones tiene que ver con el engrosamiento de la voz. Durante la adolescencia, crece el cartílago tiroideo al tiempo que lo hace la laringe sobre todo en el género masculino, creando una caja de resonancia de mayor tamaño, lo que favorece un tono de voz más grave. 

La condroplastia tiroidea o reducción de la nuez de Adán, es una cirugía de ejecución  bastante sencilla, la incisión que se realiza es mínima y apenas afecta a los tejidos adyacentes. Se realiza la incisión en una arruga del cuello, por lo que la cicatriz resultante es casi imperceptible. A pesar de su sencillez debe ser efectuada por un cirujano experto, una reducción excesiva podría afectar la estructura de la laringe y como consecuencia, alterar permanentemente la calidad de la voz. 

Feminización del cuello

La feminización del cuello es un proceso que se realiza a través de la cirugía de reducción del cartílago tiroides, con el objetivo de lograr una apariencia más femenina del área del cuello. Normalmente el perfil de pacientes que se someten a esta intervención son hombres que han desarrollado en exceso el cartílago tiroideo o en casos de reasignación de género. Este procedimiento  se suele realizar bajo anestesia general o local con sedación. Su duración puede oscilar entre media hora y tres cuartos de hora. Tras la operación, el ingreso hospitalario suele ser mínimo y los resultados estéticos se ven de inmediato. La recuperación es bastante sencilla, durante las primeras horas se pueden experimentar ligeras molestias y los puntos de sutura se suelen caer solos a los 10 días. 

Recuerda, si estás pensando en realizarte una condroplastia tiroidea o reducción de la nuez de Adán, ponte siempre en manos de cirujanos expertos. Ante cualquier pregunta o aclaración, no dudes en ponerte en contacto con nosotros