¿Cómo cuidar las cicatrices quirúrgicas?

¿Cómo cuidar las cicatrices quirúrgicas?

Publicado el Categorías Blog

La cicatrización es un proceso biológico de la piel en el cual organismo se encarga de reparar los tejidos que han sido dañados tras una lesión, corte o en este caso una intervención quirúrgica. Es importante tener presente que las heridas que se producen en una operación son profundas y, por consiguiente, la cicatrización es compleja, prolongada y requiere de serie de cuidados específicos para evitar posibles infecciones. 

Para ello, es necesario realizar una correcta higienización, lavando con agua y jabón suave de una a dos veces al día y aplicando un antiséptico. Una vez que se hayan retirado los puntos y haya desaparecido la costra, se recomienda evitar la exposición solar, usar fotoprotección, mantenerla hidratado y en la medida de lo posible emplear parches de ácido hialurónico que mejorarán la elasticidad y estado de la piel.  

¿Cómo es el proceso de cicatrización? 

Como decíamos, toda cicatrización de la piel implica un proceso complejo encaminado a la reparación de una herida. Su duración es de al menos 12 meses y se divide en las siguientes tres fases: 

Fase inflamatoria: Para defenderse contra las agresiones externa, nuestro cuerpo desencadena una respuesta inflamatoria. Se caracteriza por el incremento de la vascularización y la entrada en escena de las plaquetas. Estas forman un tapón y crean una costra superficial denominada postilla. 

Fase proliferativa: puede durar hasta 14 días. En esta etapa, las células reparadoras de la piel producen colágeno para otorgar estructura y tensión a los tejidos. El aspecto de la piel es rojo, duro y con algunas costras superficiales. 

Fase de remodelación: en esta fase se produce la reabsorción de colágeno y elastina. Así, el organismo se encarga de darle una consistencia y aspecto similar al tejido que le rodea. Por tanto, la cicatriz ya es blanca y fina. Esta fase comienza al mes aproximadamente y puede extenderse durante un año o más. 

Cuando el proceso de cicatrización se haya completado correctamente, el resultado final es una línea blanca, flexible e indolora, pudiendo en ocasiones ser prácticamente inapreciable. Sin embargo, existen una serie de factores que pueden condicionar la evolución de este proceso: edad del paciente, localización de la incisión, tipo de sutura, color de la piel, factores genéticos 

Como conclusión, es primordial ponerse en manos de un profesional altamente cualificado en cirugía plástica para que las cicatrices no se conviertan en un problema y el paciente pueda obtener los mejores resultados. En las clínicas del Dr. Javier Collado nos preocupamos por tu bienestar. Ven a conocernos.